Inscríbete para acceso pleno a 57 piezas y al compendio técnico de guitarra y teoría musical
Cronología de la guitarra clásica

La linea histórica de guitarra clásica que vemos aquí arriba muestra la juventud de nuestro instrumento. Comparada con el violín, la guitarra es un bebé recién nacido. La guitarra de Carcassi se parece a la de Segovia como una raqueta de ping pong se parece a una raqueta de tenis. La Hauser de Segovia está tan lejos de la Contreras de Carlevaro como la F1 de Nicky Lauda lo esta' de a la F-2003 GA de Shumacher. Así que podemos decir que la guitarra y su técnica de ejecución están practicamente en su etapa embriónica.

Es aquí que la figura de Abel Carlevaro adquiere su enormidad. Fue sin lugar a duda el maestro de guitarra más grande que jamás haya vivido y dejó atrás un legado que será el punto de partida para la guitarra clásica en los siglos que vendrán. Se tomó el tiempo de escribir y enseñar sobre la guitarra en un modo que estimula la habilidad personal de crear. Solía decir, refiriéndose a los ejercicios de técnica, ´Prefiero pensar por 5 horas y practicar por 1 que lo contrario´. Cada una de las dificultades técnicas era primero pensada una y otra vez, y desde el cerebro, las respuestas llegarían traduciéndose en movimientos sobre el diapasón. Una persona que se esperara que este hombre tuviera listas respuestas a problemas técnicos o que entrara a hablar en jerga técnica estaría muy desilusionada. De hecho él tenía preguntas y más preguntas que hacer, y en el proceso, las respuestas simplemente saltaban a la vista. 

Uno de sus logros más significante, además de haber literalmente eliminado el toque apoyado (Carlevaro se dió cuenta de que el toque apoyado podía efectuarse sin cambiar la postura de la mano derecha) fue haber hecho desaparecer todos los ruidos y chillidos causados por la mano izquierda sobre el diapasón; un fenómeno antiestético cuyo estorbo es ignorado demasiado amenudo por los guitarristas, que olvidan lo irritable que puede ser para el público. Cuando nos escuchan otros instrumentalistas, suelen preguntarse cómo hacemos para soportar todo ese ruido que sin duda alguna no forma parte de la música, sino todo lo contrario. El motivo es sencillo: nuestro cerebro, tan acostumbrado a oir los chillidos, aprendió a filtrarlos. Se llama oido selectivo.

-¿Cómo puedo eliminar estos ruidos?- le solía preguntar a Carlevaro..." y el contestaba:  -Primero dime cómo hiciste para crearlos... porque los tocas tan bien que supongo que debes haberlos practicado por horas!-...

La paor parte de no poder eliminar los ruidos de la izquierda era, para empezar, que ni siquiera sabía cómo los había producido. Así que encontrar la forma de eliminarlos era en realidad 2 problemas. Carlevaro me hizo observar los movimientos de mi mano izquierda en CAMARA LENTA y después preguntó: ¿Qué deberías hacer para eliminar ese chillido? "... Miré mi mano izquierda en cámara lenta... y casi inmediatamente tenía la respuesta. Entonces él procedía a guiarme a través del resto. Así era la enseñanza de Abel Carlevaro. Piensa, piensa, y piensa más. El resultado es obvio: tu técnica personal la creas tu mismo, un pasaje musical después de otro. Creeme, es revolucionario! Al mismo tiempo, es algo que siempre estuvo al alcance.

Los colegas del instrumento recomiendan la Serie Didactica de Carlevaro. Yo recomendaría esos 5 libros de ejercicios solo si estudiaste con Carlevaro. De lo contrario, estarías tirando dinero por la ventana (porque son útiles solo aplicando los principios de Carlevaro). El Libro Escuela de Guitarra vale cada centavo. Es el tratado máximo de técnica guitarrística.

La escuela estadounidense se perdió este gran maestro sudamericano.  La intolerancia, la envidia y la burocracia han frenado el impacto de estelares músicos como Yepes o Carlevaro. La escuela Romero estaba floreciendo en los años 80 en los EEUU. El equivalente de mi generación de guitarristas de los Estados Unidos es lo que yo llamo los guitarristas plásticos de America. Casi indistinguibles. Digo esto como ciudadano italiano que ha vivido en todos los continentes a ecepción de dos. Es difícil entender que España, y Europa en general, ya no son la Mecca para la guitarra. Tenemos que mantener los ojos abiertos hacia Sudamérica y Asia.

Kazuhito Yamashita
Kazuhito Yamashita se merece un párrafo especial.  Su rendición de los Cuadros en una Exhibición de Mussorgsky es devastadora.  Estrenó la obra en el festival/concurso de Toronto del 1984 y cambió para siempre la escena de la guitarra clásica.  Los guitarristas que presenciaron el festival no podían creer lo que estaban viendo y escuchando.  Estaban dándose cuenta por la primera vez de que hay guitarristas talentosos y hay guitarristas SUPER-talentosos. Yamashita es un solitario en la categoría de los super-talentosos. Ningún otro guitarrista JAMAS tocará esta obra obteniendo un impacto similar.  Digo, literalmente inventó una serie de técnicas para poder tocar la obra... una tal independencia de los dedos para poder lograr los efectos, y hazañas como un trémolo usando solo el meñique o el índice, o un abordaje a lo Stanley Jordan con ambas manos punteando. En las e images arriba que capturé de la memorable presentación en Toronto 1984, puedes verle literalmente saltando para lograr ciertos volúmenes, y dejándose poseer completamente por la obra... desafortunadamente también se deja dominar por su propio virtuosismo, que amenudo lo fuerza a ir más allá de sus posibilidades técnicas y las del instrumento. Pero una cosa es segura, si la guitarra clásica alguna vez fue tocada como una ´orquesta en miniatura´, esa fue la vez.
Yamashita jamás aburrirá. Tal vez algunos de sus chillidos perjudican algunas composiciones y su necesidad de mostrarse a veces resulta un obstáculo... No importa lo que digamos o hagamos, debemos aceptar la realidad de que solo ciertos guitarristas pueden tocar ciertas piezas

Después de la presentación de Yamashita en Toronto, el festival lenta e inexorablemente llegó a su fin. No hay suficientes Yamashitas sueltos por el mundo para mantener tal interés vivo.  Muchos guitarristas estadunidenses boicotearon el retorno de Yamashita a la escena USA porque temían que sus carreras se verían destrozadas si el joven japonés continuaba humillándolos... Eventualmente volvió en varias ocasiones a los Estados Unidos pero el simple hecho de que su nombre no nos salta a la mente automáticamente como uno de los más grandes guitarristas de todos los tiempos da fuerza a mis palabras.

Cuando escuché a Eliot Fisk tocando los Caprichos de Paganini en Akron quedé asombrado (y un tipo de Cleveland, que estaba sentado a mi lado, murmuraba -éste le vendió el alma al diablo...). Eso sí, destrozó el Preludio 1 de Villa Lobos tocándolo demasiado rápido... No en vano defino a Fisk como una máquina de escalas. 

Y quién podría mostrarnos a Bach tan majestuosamente como Narciso Yepes  o ser tan consistente por más de 40 años como John Williams y Christopher Parkening... o producir un sonido tan dulce como el de David  Russell.  Veo a éstos músicos como regalos de Dios para la humanidad.  Artistas que realmente nos arrancan las más coloridas palabras de admiración desde  el fondo de nuestras almas y que rompen cualquier y toda regla.  Hay ciertamente muchos más guitarristas que inspiran estas palabras. Algunos de ellos desconocidos por la mayoría de nosotros, otros, nuestros amigos cercanos, maestros o alumnos...

Instrumentistas así simplemente levantan el estándar de la guitarra y nos hacen volver mejores a todos.  Yo centro mi sitio en el aprendizaje de los instrumentos del arte de tocar la guitarra y la verdad es, que el justo balance entre performer y profesor hace al maestro perfecto.

Dejando de lado los pocos increibles supertalentos que hay por ahí que pueden hacer lo inimaginable, casi todo lo demás puede ser adquirido con la justa medida de dedicación y paciencia.  Carlevaro era un grande de ambas.  Y yo he comprometido mi vida con la enseñanza de excelencia interpretativa que es la esencia de mangore.com. 

Los guitarristas sudamericanos y asiáticos acudían en masa a Montevideo y literalmente seguían a Carlevaro de una clase magistral a la otra.  Muchos guitarristas estadunidenses hicieron el peregrinaje a Uruguay en los 80 y 90 para estudiar con Carlevaro en persona y la razón era una muy simple: cuando estudiabas con él, te descubrías a ti mismo, el único que tocaría espectacularmente para ti. Te recomiendo que sigas la máxima del maestro: Piensa, piensa, piensa.

Con la justa medida de fe en tu maestro y en ti mismo,  Pensamientos como: -No es el momento de pensar... - Es demasiado tarde para probar un nuevo método... -Acabo de invertir 20 años en tocar de la manera que toco... -Tal y tal famoso también lo hacen... -Voy a quedarme con lo que tengo y lo que puedo hacer...- Si de algún modo la ecuación que sigue se aplica a ti, será mejor que vuelvas a razonar tu manera de tocar la guitarra porque recuerda:  Puedes engañarte a tí mismo solo por un tiempo y la frustración te pasara' una factura elevada tarde o temprano.

La Ecuación:  Practicas constantemente + amas lo que haces PERO nunca te sientes seguro cuando tocas = deberías cambiar la manera en la que tocas.

Si la regla suena demasiado simple para ser aplicada a ¨muchos años¨ de paciente esfuerzo, comprendo.  Somos seres humanos y tendemos a sostenernos de lo que conocemos y temer lo incierto y lo desconocido... y aún así, nos quedamos pegados neciamente a una técnica que más que una técnica ¡¡¡es una lotería!!!
Debes tener el control total de lo que tocas y no importa el nombre de marca que tenga tu técnica, si no funciona para tí, es inútil!!  Tu fuiste diseñado "desde antes de nacer", (Segovia en los 50s) para tocar de cierta manera.  Mi técnica no tiene un nombre de marca. Es el resultado de la mezcla de varias técnicas a lo largo de los años, como una receta de cocina, más, finalmente, el agregado de un ingrediente que siempre había faltado: mi toque personal.

A medida que iban agregándose los ingredientes, mi guitarrismo fue mejorando, pero yo sentía que la frustración estaba inexorablemente a la vuelta de la esquina.  Voy a enumerar los ingredientes.

  • Técnica Segovia -ambas manos- 1969-1984 -altos niveles de frustración-
  • Técnica Carlevaro -ambas manos- 1984-1987 -bajos niveles de frustración-
  • Técnica de José Tomas -mano derecha, Carlevaro -mano izquierda 1987-1996 -el sol comienza a surgir-
  • Todo lo de arriba + mi técnica -1997-hoy -¡ SI ! Y tenía que contárselo al mundo ... 
Mi técnica es como decir TU técnica. Eso, a su vez, significa la forma en la que tú tocarás y eso conlleva razonamiento y liberarte de todas las "amarras" a grandes nombres descubriendo al fin que el tuyo es un gran nombre!! 

Hace poco recibí este correo escrito por un alumno mío que decidió probar la receta

" .... Pero con tu método la muñeca y en especial los dedos están ahora en una posición casi PARALELA a las cuerdas así que no importa la deviación que tengas en el movimiento angular del dedo, siempre caes en la cuerda justa.. de esta forma el espacio natural entre los dedos coincide con el espacio natural de las cuerdas.  ¡¡¡¡IIIIIIINCREIIIIIBLEEE!!!! with your method your wrist and specially the fingers are now positioned in almost   gracias gracias gracias Renato....."

¿Cómo puedo ayudarte siendo que nos separan probablemente miles de kilómetros y sin conocerte personalmente?  Diseñé este sitio para enseñar guitarra clásica a guitarristas en todas partes del planeta. 

Clasificar a los guitarristas de seguro no es un trabajo lindo.  Aunque las comparaciones no son, como dicen muchos "despreciantes". Solo a través del paragón podemos agregar sufijos superlativos.  A medida que iba conociendo guitarristas a lo largo de los años, cada uno de ellos tomó un lugar en mi corazón y marcó mi vida y mi carrea de alguna u otra forma.  No creo a la gente cuando dice  "Una cosa es el hombre y otra muy diferente el artista". Los únicos que realmente pueden decir eso son los que solo conocen al artista.  Una vez que conoces a la persona, nunca más podrás hablar de esa forma con un corazón sincero.  Yo uso esto amenudo como introducción antes de presentar al único guitarrista que sigue motivándome 5 años después de su muerte, y 20 años luego de haberlo conocido en persona y 26 años después de haberlo escuchado tocar.
Narciso Yepes
Narciso Yepes rompió todos mis preconceptos sobre el arte y la vida del artista. El era, en muchas maneras, el primer músico que me mostró que era posible tener una vida llena de actividades de lo más normales mientras construía la forma más pura de arte.  Ahí estaba un hombre que tenía un hermoso hogar cerca de Madrid, una esposa divina, hijos... tenía su propia Cruz que llevar (Ignacio, el hijo de Narciso, había muerto poco antes de que yo conociera a su padre en 1984)...si, también me enseñó a llevar la Cruz con gracia.  Eso es la única cosa que todos tenemos... sin duda alguna... nos diferenciamos solo en la manera en que La vemos y La llevamos... él siempre tenía una sonrisa para mi y sus ojos se llenaban de júbilo cada vez que hablaba de la guitarra.

Este era el hombre que había hecho la épica grabación para el Deutsche Grammophon...  el hombre que puso al Concierto de Aranjuez y a Joaquín Rodrigo en el mapa músical.  O quién crees tú que fue el guitarrista que por primera vez tocó y grabó Romance? La guitarra era el instrumento más noble en sus manos. Su elección de repertorio FANTASTICA.  Medieval, renacentista y barroco adquirían una inmensa dimensión en su modo de tocar... Su Recuerdos de la Alhambra es el único verdadero Recuerdos de la Alhambra en existencia.  Su Ramírez de 10 cuerdas sonaba como la guitarra perfecta.  Me acuerdo todavía con lujo de detalles la grandiosidad que emanaba de su instrumento cuando me dió la oportunidad de tocarlo.  Las resonancias creadas por las 4 cuerdas adicionales crearon MARAVILLAS de la interpretación.

Segovia

Continuará...

Mail Renato Bellucci renato@mangore.com
© 1997-2012 Mangore. All rights reserved.