Inscríbete y accede a las clases online, y al compendio de técnica guitarrística y teoría musical.
La carrera del guitarrista



Glenn Gould, el más grande de los intérpretes de Bach jamás existido, explica por qué le dijo que no a una vida como concertista.

Hoy sabemos por cierto que toma 10.000 horas de práctica inteligente  (aproximadamente 10 años) sobresalir en cualquier disciplina que elijamos.  Sí, 10.000 horas. Cada gran músico que conozcas tuvo que pasar por esa incubación de 10 años y tu no eres una excepción.  Si, Mozart era pupilo de su padre desde una edad tempranísima, y compuso las primeras grandes obras a la edad de 21... Ya había acumulado unos buenos 18 años de trabajo para cuando se volvió una estrella. Por lo tanto, el mito de que el talento era el único ingrediente del éxito de Mozart, es solo eso, un mito.  El tenía esa chispa de talento que los maestros acertados, el entorno y mucho trabajo esculpieron formando la figura colosal que hoy conocemos. Un ejemplo muy similar de este tipo de crecimiento es Tiger Wood. Su papá Earl le entrenó desde la tierna edad de 4 meses, tomó sus primeras lecciones oficiales de golf a los 4 y para cuando tenía 21 llevaba puesta su primera chaqueta verde en el Augusta Golf Master. El también había acumulado 17 años de práctica para cuando cumplió los 21.  Si, querido amigo, no hay historias-milagro... solo las circumstancias correctas, entrenadores y MUCHO trabajo duro. Empezar a una edad temprana es siempre una ventaja porque hay partes del cerebro asignadas a la coordinación, actividad muscular en general, ejecución de instrumentos (o cualquier otra disciplina). El talento amenudo confunde como concepto porque solemos creer que los grandes exitosos de la vida tenían el `don`.  ¡¡¡Falso!!! El proceso es algo como ésto: Un buen maestro (buen es la palabra clave) inmediatamente descubre el talento y trabaja más intensamente con un alumno dado, y, consecuentemente, el alumno se vuelve más y más motivado y el efecto es como un amplificador, se alimenta a sí mismo y el crecimiento en todos los frentes es mayor... la rueda está girando, y unos cuantos miles de horas más tardes, un gran instrumentista habrá nacido. Para el instrumentista sin talento, el resultado final será el mismo, solo que va a tener que trabajar más duro y muy pocas veces será liso el camino... Sin embargo, una cosa es segura.  De todos los ingredientes necesarios para el éxito, el más valioso es una predisposición a TRABAJAR DURO. El talento es un extra pero por sí solo no es suficiente.  Estoy seguro de que habrás notado como los orientales se están volviendo progresiva y crecientemente los mejores en varias disciplinas musicales. No es genético... te aseguro, todos los seres humanos tienen el mismo número y tipo de cromosomas. Es cultural. Viene de hace centenares de años. Los orientales siempre tuvieron que afrontar dificultades en el mundo occidental y tuvieron que luchar mucho más para sobrevivir. Cuando mis ancestros estaban plantando y cosechando maíz en Europa, los chinos por ejemplo hacían lo mismo con el arroz. El arroz es mucho más difícil de plantar, mantener, y cosechar.  Mis ancestros podían recostarse y mirar las estrellas por mucho más tiempo que sus contrapartes chinas. Los músicos orientales practican mucho más fervientemente y por periodos más largos de tiempo y tienen la paciencia necesaria para esperar los resultados (lee sobre el guitarrista Kazuhito Yamashita en mi artículo sobre la linea cronológica de la guitarra clásica).

"¿Lo tengo?"  Debes haberte preguntado ésto muchas veces.  Especialmente si estás esforzándote mucho con la guitarra.  Los padres de mis alumnos me preguntan ésto apenas termina la primera clase. Yo comprendo y sé que los padres quieren lo mejor para sus hijos, y creo que un maestro debe ser un poco padre además de maestro.  Eventualmente, todos queremos estar seguros de estar haciendo lo que fuimos diseñados para hacer. Solo así podremos realmente ser felices y el objetivo de nuestros padres es ése.  ¿A quién estamos haciéndole la pregunta? o, mas bien, ¿quén creemos que tiene la respuesta a la pregunta?

Antes de que intentes contestar, déjame explorar contigo algunos asuntos ¨guitarrísticos¨ muy importantes que tienes el derecho y la obligación de saber, asuntos que he madurado a través de mi experiencia de vida y mi educación.  Todos estos asuntos apuntan en una sola dirección. Encuentra exáctamente qué rol tu y tu música estarán cumpliendo y asegúrate de conocerte a tí mismo muy bien porque cuanto mejor te conozcas, más probabilidades habrá de que seas un ¨guitarrista feliz".

Asuntos:
Yo no estaría escribiendo esto y no conoceríamos un mundo de guitarra clásica si no fuera por Andrés Segovia. No estamos hablando de ¨un¨ guitarrista, estamos hablando de un hombre que vivió todo el siglo veinte (Segovia murió en 1987), el siglo que ha visto más cambios que cualquier otro siglo hasta y desde entonces.  Si naciste en cualquier momento entre 1893 y 1987, puedes decir con toda certeza que eras un contemporario de Segovia.

Durante gran parte de los años 90, el mundo de la guitarra clásica estaba dividido más o menos así: los que se ¨atrevían¨ a criticar al maestro, los que querían que el hombre fuera ¨beatificado¨, (paso anterior a ser un Santo), y aquéllos que usaban el nombre de Segovia para llegar a alguna parte.

Conozco a los españoles muy bien. Por un lado, una parte de mi sangre es española (mi abuela era De Niquesa Bellucci).
Segovia era un andaluz y un español. Eso se traduce como increiblemente necio y poético. Y, por supuesto, también era un hombre.

De los 7 hasta los 16, los únicos guitarristas que conocía eran Segovia y mi maestro Vincenzo Calsolaro. El único guitarrista que mi maestro Vincenzo parecía conocer era Segovia (al menos así parecía ser... ¨Segovia ésto, Segovia aquéllo...¨ El único concierto que presencié era... ¡por supuesto! un conceirto de Segovia en Bari! No es necesario decir que para cuando tenía 17 años, la meta de mi vida era conocer al MAESTRO !! Lo hice, 5 años más tarde en Madrid.  Esta era la frase `peso pesado´ de mi currículum.  "Renato estudió con Segovia !!". Después de todo, quién concía a Calsolaro... o a Carlevaro, si es por eso  - para siquiera preocuparse de incluirlos en el currículum?  Como podías soñar de lograrlo como guitarrasta sin la aprobación de Segovia?

El tiempo y mucha musicalidad han hecho de Segovia una figura realmente gigantezca y es bajo esta luz que voy a seguir escribiendo.  Debe hacerse justicia y la justicia debe estar bendada.
Yo conocí al hombre cuando ya había cumplido los noventa!  Era manso y amable, y todo lo que puedo decir concerniente a mi experiencia personal con él es bueno.  Seguramente me tocó lo mejor de él: palabras de sabiduría y una idea clara de lo que no quería como vida. Pero hay muchas anécdotas alumno-maestro no tan felices como la mía, que nunca son mencionadas en las revistas de guitarra y que son tan reales como las de los que logran trascender en las revistas o libros de guitarra.  Parece que la mayoría de mis colegas aún temen que el maestro pueda oirlos desde el más allá, y desaprobar.
En el libro de Graham Wade, Maestro Segovia, puedes leer la siguiente anécdota en la página 72:

Graham Wade

Traducción: Un guitarrista mexicano había sido vehementemente humillado por Segovia durante una clase magistral en Siena. El Maestro, con exasperación había exclamado:  Tu pulgar hace un ruido terrible en las cuerdas. Por qué no haces algo al respecto? Como amputarlo, si hace falta... tal vez te crezca uno nuevo...
El receptor de este consejo estaba comprensiblemente deprimido y empezó a alcolizarse.  Un amigo le preguntó qué le pasaba, y el guitarrista replicó que estaba esperando que la torre abriera a las tres de la tarde, para poder subir hasta la cima y tirarse, por causa de su pulgar.
Segovia supo del estado mental del mexicano, y rápidamente se acercó al hombre mientras se estaba alejando del bar para dirigirse a la iglesia con su alta torre.
-No lo hagas, joven, le dijo Segovia.  ¨Si te cortas ese pulgar, tal vez el pulgar nuevo suene peor.¨

Ahora pregúntate:  es éste el maestro en el que quiero convertirme?  El guitarrista mexicano tenía un nombre y un sueño, que probablemente fueron destrozados ese día, más allá del entretenimiento que pueda causarnos a tí y a mí la anécdota.

Parte 2

En los últimos 2 siglos (linea cronológica de la guitarra clásica), la profesión musical ha transcurrido algunos de sus cambios más dramáticos.  Los músicos, a su vez, han tenido que lidiar con algunas situaciones casi inhumanas, o , para ser más precisos, situaciones no-musicales tanto instrumentales como de estilo de vida, para poder hacer frente a estos cambios.  Hay algunos hechos históricos que ciertamente jugaron una parte clave en reformar la vida musical. El rol siempre más disminuido de la Iglesia, y la vida espiritual en general, en cuestiones seculares, es seguramente uno de los más influenciales. La única cosa que no ha cambiado para nada es la vanidad humana... La vanidad, el ego, moi, etc.,  es, en cierta manera, un instrumento de sobrevivencia. Cuando éste está sin domar o fuera de control, entonces el resultado es un monstruo.  Esto es tan cierto que pasé mis primeros 14 años como guitarrista pensando que el éxito o la realización personal y el prestigio se medían en cantidad de fama o reconocimiento público que la profesión trajera consigo. ¡Qué horror!
Las siguientes son algunas de las consideraciones más importantes que deben ser tomadas en cuenta por el aspirante guitarrista.

    Si quieres ser un guitarrista famoso, recuerda que no existe tal cosa como una  "escuela para guitarristas famosos". Si quieres ser famoso, entonces probablemente aún no cumpliste los treinta. Si ya cumpliste los 30 o los 40 te sugiero que veas a un cura o siquiatra.
    Recuerda que Segovia está muerto y que grabar un cd con sus mediocres composiciones hoy no le dará un ¨empuje¨ a tu carrera sino más bien una patada de adiós.
    Si crees que John Williams es famoso, entonces deberías saber que la gente que va a sus conciertos amenudo cree que van a escuchar a John T. Williams, el compositor de bandas sonoras para películas.  Yo recibí este correo electrónico HOY -25 de diciembre del 2002- desde China:   "Hola, antes que nada, excelente trabajo! Tu sitio web es taaaaan fantástico, dice todo lo que yo necesitaba saber del trémolo y de Mangore! Detecté que un guitarrista llamado John Williams grabó "La Catedral". Pero también hay un compositor de música para películas llamado John Williams (Star Wars, Superman). Estas dos personas son acaso la misma ??? ¡Feliz Navidad!"-

  O bien, en este corto segmento escucha al mismísimo John Williams aclarando el asunto en un reciente concierto en Japón:

Ningún guitarrista ha sido jamás verdaderamente famoso, excepto por Andrés Segovia, y ninguno será tan famoso otra vez....

Continúa en el área de inscriptos »